ESTE-Espacio Socio Tecnológico de Educación: facilitando el desarrollo y despliegue de la Tecnología Social

Creado el 2012-10-17 14:29:30 por Adriana Martínez Sans

Por Juanjo Goñi, socio de APTES.

No cabe duda de que el empleo de tecnologías adecuadas a los problemas emergentes en la sociedad será uno de los mecanismos de la transformación social en curso. Pero la incorporación de unas y otras tecnologías no siguen los mismos caminos ni llevan las mismas velocidades, en gran parte debido al contexto de los usuarios que han o no, de realizar cambios en sus hábitos de vida. Por ejemplo para los más jóvenes no hay cambios y las tecnologías se aceptan como el modo  natural o primario, de hacer las cosas. Pero en general para los colectivos con edad y si esta es alta mas aún los cambios tecnológicos suponen cambios muy importantes en el como hacerlas cosas y en consecuencia el éxito en la aceptación es menor.

Adopción de la Tecnología Social

Este es el caso de la tecnología social en la población mayor cuando nos referimos a cuestiones como la salud, la discapacidad, la movilidad o la cronicidad, que suponen un reto de dimensiones nunca conocidas. Estamos muchos de acuerdo en que en este campo hay un desequilibrio sustancial entre la demanda y la oferta, y que la primera es escasa por diferentes motivos. Se insiste una y otra vez en diseñar soluciones y la tecnología esta disponible pero falta un ejercicio potente e generar esta demanda y crear un avance sustancial en el empleo de la Tecnología Social.

Las causas de este desequilibrio son varias y entre otras destacaríamos por sus citas frecuentes:

-Percepción social de la gratuidad de los dispositivos y servicios vinculados a estas demandas

-Falta de un enlace suficiente entre profesionales de sectores tecnológicos, sociales y sanitarios

-Desconocimiento de la oferta por parte de los usuarios

-Escasa personalización de las soluciones a los problemas específicos

-Inexistencia de un tejido empresarial y de servicios adecuado

-Falta de formación de profesionales

Sin duda todas estas causas confluyen en esta realidad, que no acaba de desplegarse pero debemos aspirar a encontrar soluciones o nuevas iniciativas que activen y maduren este proceso de adopción de nuevas tecnologías y sus hábitos correspondientes.

Pasos en la Adopción de nuevos hábitos

La adopción de una nueva práctica o hábito, que suponga un uso de un nuevo dispositivo o servicios para desde la percepción del usuario/cliente pasa por cuatro fases diferenciadas y sucesivas con posibles retornos a fases anteriores para comprobar o completar criterios, datos y experiencias. El abandono en cada una  de ellas supone el no volver a intentarlo en tiempo y algo mas grave como es la comunicación de una experiencia negativa que detrae a otros posibles candidatos para su adopción. Cada una de estas etapas se caracteriza por:

Información.- Esta etapa consiste en la llegada de información relativa a la novedad de algo que abre una posibilidad de mejorar alguna función o actividad de la persona. Esta información puede llegar por muchos medios de difusión pero  es mas impactante cuando es relatada por una persona próxima al interesado, próxima en aspectos de confianza, de profesionalidad o de estilo de vida. Hoy los medios de comunicación tienen muchos mecanismos por los que activar esta primera etapa.

Valoración.- Superada la etapa de información se inicia esta segunda de valoración donde se pone en cuestión el interés y se crean expectativas de posibilidades nuevas con el uso de esta tecnología o servicio. La valoración debe situar al usuario en un balance de beneficios y costes de todo tipo, que puede suponer la adopción de un cambio. Los beneficios pueden ser operativos, de comunicación, de desplazamiento y autonomía, de seguridad, de salud,….con los que hay que contrastar costes económicos, de aprendizaje, de abandono, de dependencia,…..

La valoración es una etapa lave donde impactan las opiniones y recomendaciones de los próximos y especialmente de los prescriptores o expertos en las diferentes materias sociales, y de salud. So especialmente activos en esta etapa las recomendaciones surgidas desde terceros que exponen experiencias reales sean estas positivas o negativas.

En la valoración se despejan las dudas sobre la viabilidad teórica del cambio y en esta entran en juego la viabilidad técnica, económica, social y de dominio o aprendizaje de esta tecnología.

El proceso de valoración encadena cuestiones recurrentes alrededor de cuatro aspectos: la situación concreta de la persona, los problemas que se podrían resolver o paliar y su importancia relativa frente a otros, la implicación que dicho cambio generaría en positivo y en negativo y la consolidación de todo ello en una necesidad sentida que predispone a decidir.

Prueba.- Pero todos hemos visto como esta etapa precedente no desencadena una decisión porque no se ha visto el lado práctico de la realidad. Los mecanismos de valoración son teóricos y en muchos casos ignoran detalles y problemas ocultos que terminan generando un abandono de lo teóricamente aceptado.

En el caso de temas como los referidos a la adopción de técnicas especificas nuevas que alteran modos de vida, la aparición de estas casuísticas es muy grande. El uso no es evidente y las ventajas requieren cierta habilidad en lo nuevo. Po ello adicionalmente se requiere un proceso de aprendizaje para sacar las ventajas hipotéticas de la solución aportada y hacer que el ejercicio de cambio esté compensado con las ventajas que se van logrando. Esto quiere decir que el proceso de prueba en la mayoría de los casos no puede ser abandonado en manos del usuario, sino que esta acompañado por un espacio de soporte y de formación continua. Aquí deben participar especialistas y expertos de similares características que los usuarios.

Decisión.-  Esta etapa es la conclusión positiva o negativa que depende del recorrido exitoso y de la resolución de problemas en las fases anteriores. La decisión debe estar cargada de expectativas realizables y de un plan de trabajo que permita llegar los beneficios que la etapa de valoración apuntaba. Cuando la decisión es positiva aparece no solo un buen usuario sino un prescriptor cualificado que ha de influir activamente en otros en etapas anteriores. En la etapa de decisión se considera definitivamente el balance coste beneficio y es donde las condiciones económicas determinan la posibilidad de acceso a estos recursos o no.

En la decisión se incorporan muchos factores de carácter personal, estéticos, de relación social, de coste, de solución técnica, y que se ven a veces acompañados por

Los modelos de negocio de los proveedores de estos productos o servicios deben considerar las distintas modalidades de prestación económica que se pueden adoptar. Compra, pago por uso, alquiler, uso colectivo, uso asistido, etc., pueden ser formas de financiación de estas tecnologías y sus servicios.

La etapa de decisión debe ir asociada a una disponibilidad de un soporte de calidad en tanto que los problemas específicos volverán a surgir y la creación de hábitos que garanticen el servicio continuo, requieren continuidad. La ruptura temporal del uso del servicio aleja de la recuperación del mismo, y con ello de la perdida de la inversión realizada en dinero, expectativas, formación y tiempo de personas. Esta etapa de decisión y uso debe estar acompañada de una evaluación continua que permita mejoras en diseños futuros y procesos de formación actualizados.

Debilidades en el proceso de adopción en la Tecnología Social

En la relación entre la demanda y la oferta en este campo de la tecnología social se detectan los siguientes aspectos:

-Desconocimiento de la tecnología y servicios disponibles por parte de potenciales usuarios

-Falta de prescripción especializada en Tecnología Social

-Cultura de subvención en la financiación de los servicios y productos

-Complejidad en las relaciones entre los agentes

La oferta no encuentra al cliente por no existir un mercado de demanda y en este caso es preciso crear una dinámica de creación de mercado a través de nuevos procesos y diseños reforzando las etapas de valoración y prueba.

El proceso de decisión no está bien fundamentado en sus cuatro etapas. Las correspondientes a los procesos de evaluación y prueba son ausentes o insuficientes en la mayoría de los casos, y por ello la oferta no encuentra usuarios.

La expansión de la Tecnología Social debe aproximarse a los principios del Marketing social, que reúne una serie de características específicas más allá del marketing de producto o de servicios. Es el marketing orientado a los cambios de comportamientos y no a la adopción de un producto bajo una necesidad latente o visible, como es el caso del Marketing tradicional.

 

ESTE  Espacios Socio Tecnológicos de Educación

Desde APTES identificamos la necesidad de reforzar los procesos de valoración, prueba y apoyo sostenido en la adopción de la tecnología social y caracterizamos esta carencia como el principal obstáculo para el crecimiento de este ámbito de servicios, empresa y desarrollo social. Los procesos de evaluación y prueba son de alto coste para ser realizados por una sola parte de los agentes que operan en este sector. La separación y búsqueda de interés dispersos de estos agentes hacen que el conjunto se vea perjudicado por la inoperatividad en la practica de estos procesos de evaluación y de prueba, a las que las soluciones en este sector deberían acogerse para genera el mercado y la extensión en el uso y conocimiento de estas tecnologías.

Un ESTE es un espacio físico con medios tecnológicos, servicios de apoyo y métodos para permitir desarrollar actividades de valoración y aplicación de soluciones de tecnología social para personas y colectivos de unas determinadas características.

Un ESTE se caracteriza por aportaciones específicas en sus cinco aspectos:

1.      Un ámbito tecnológico aplicado

2.      Una tipología de problemas que resuelve

3.      Un espacio de evaluación personalizado

4.      Un espacio de formación y experimentación

5.      Un espacio de apoyo y soporte especializado.

Los proyectos de creación de ESTE permiten la incorporación en los mismos a los diferentes agentes que participan en el despliegue de la Tecnología Social. Para cada uno de estos agentes el ESTE aporta un valor diferente y complementario.

Usuarios: mejora la accesibilidad a las soluciones y a la mejora e las decisiones y calidad de vida

Profesionales: espacio de desarrollo de actividades profesionales y lugar de formación especializada

Empresas: detección de necesidades deservicios y creación de negocios

Sector público: espacios de apoyo al desarrollo de una economía de servicios de alta calidad social

Familiares y cuidadores: Medio de identificación de ayudas y actividades especificas para la atención a personas

Asociaciones: Medios de resolución de demandas colectivas sobre problemas no resueltos.

Centros de investigación. Lugares de evaluación de tecnologías y dispositivos avanzados

La creación de un ESTE es un proyecto importante que debe reunir a una serie de agentes con diversos intereses. APTES actúa como agente coordinador para el progreso del proyecto y para avanzar en la calificación operativa de un centro ESTE en sus cinco dimensiones. APTES propone el uso del Marketing social como dinámica de extensión del ESTE y su metodología que ayuda a establecer los acuerdos y diseña el proyecto en su totalidad.

Casos de proyectos APTES y ESTE  Espacios Socio Tecnológicos de Educación

Etxegoki IKASI

Origen: viviendas adaptadas con apoyos para personas con discapacidad física pertenecientes a la Diputación Foral de Bizkaia y gestiondas por FEKOOR en Bilbao. www.etxegoki.org

Propuesta: que Etxegoki sea un espacio de formación y evaluación de tecnologías para la autonomía personal

Uso de web para el control de síntomas de pacientes crónicos

Origen: portal en el que pacientes crónicos expertos, del hospital Universitario Donostia (Servicio Medicina Basada en la Evidencia), alimentan los síntomas para su control.

Propuesta: sistemas de comunicación (tecnológicos o no) alternativos de síntomas en pacientes crónicos expertos sin acceso a Internet.

Otros proyectos con potencial de ser ESTE:

Hegalak: Centro de deporte y salud en San Sebastián.  www.hegalak.com

Apartamento para el aprendizaje de tareas de la vida diaria. Hospital Aita Menni, Mondragón, Gipuzkoa. www.dañocerebral.es

Los KZ Gunea es un ejemplo de proyecto ESTE, que ha dado cobertura a 330 Municipios de Euskadi en la adopción de internet como tecnología social.

APTES propone a las organizaciones socias y no socias, la formación de proyectos ESTE con su metodología en los diferentes aspectos propuestos y acompañar a dichas organizaciones en el lanzamiento de transformaciones a mayor escala Tecnología Social.

Comentarios