Grupo de personas en pie, en círculo, preparándose para una dinámica. Vela encendida en un soporte y a su alrededor, etiquetas con el sentimiento expresado por las pesonas participantes. Ponente explica a las personas participantes, sentadas en modo teatro, los pasos de Auzotu. Dos personas, descalzas, completan un mural de evaluación de Auzotu, en un papel grande amarillo apoyado en el suelo.

El viernes 4 de junio, la Universidad de Deusto acogía el último de los talleres de trabajo de Auzotu, el laboratorio ciudadano para explorar y experimentar en torno a la pregunta: ¿cómo puede contribuir la tecnología al funcionamiento de las iniciativas de apoyo comunitario?

Junto a la Universidad de Deusto, son también promotoras de esta iniciativa el Teléfono de la Esperanza de Gipuzkoa, Saiaz Mankomunitatea y el Ayuntamiento de Donostia San Sebastián. Y con el apoyo técnico de Farapi, Apitropik, Lotura, La Escalera y APTES. Auzotu cuenta con el apoyo de Etorkizuna Eraikiz, en su covocatoria de 2020.

Este fue un taller especial, ya que se producía finalmente el encuentro físico entre los dos grupos que han trabajado en paralelo desde el mes de diciembre: el grupo de Saiaz Mankomunitatea y el de Amara Berri. Se propuso una dinámica informal de conocimiento mutuo y conexión, para luego ponernos a trabajar en avanzar en las 6 propuestas concretas de uso tecnológico en retos comunitarios identificadas en el proceso. Seguidamente, se realizó una evaluación compartida del proceso, algo que sirve para avanzar en los próximos pasos a dar de cara a contribuir a apoyar las redes comunitarias de apoyo que existen en ambos lugares. Por último, se quiso hacer un especial agradecimiento a la generosidad de todas las personas que se han acercado a Auzotu por su implicación, ilusión y dedicación de tiempo.

Con apoyo de:

Logo DFG GFA Etorkizuna Eraikiz